Fundamentación

Ya que las Terapias No Farmacológicas (TNFs) existentes han demostrado resultados positivos al evidenciar el efecto que pueden causar en las capacidades de la persona afectada por una demencia, ¿sería posible mejorar los resultados si aumentamos la implicación en la tarea?, ¿y si conseguimos incrementar la motivación, aumentaremos esa implicación?. La mayor implicación y motivación ¿conseguiría que el rendimiento y por ende, los resultados fueran más positivos?

Los participantes del “Un, dos, tres… a recordar esta vez” pueden cooperar y ser protagonistas, y por este hecho sentir con más intensidad los efectos de sus acciones en un contexto significativo para ellos, donde se rememora el juego que forma parte de su acervo cultural cuyas pautas se asumen con naturalidad, existiendo una predisposición positiva por estar vinculado a sentimientos gratificantes.

Todo ello empapado de ritmo, al que contribuye la dinámica del juego y la variedad de estímulos y de áreas sobre las que trata de incidir la estimulación. Dentro de este ambiente se refuerza el logro, el valor del esfuerzo, influyendo en el estado emocional del jugador (ED), quién se ve motivado no sólo por el éxito alcanzado, sino también por sentimientos gratificantes de y hacia la tarea. Es a través del refuerzo y del éxito, como se puede ayudar a mejorar la motivación.

Mientras, la motivación alcanzada contribuye a mejorar el estado de alerta y activación a través de la expectaciónque genera el dinamismo del propio juego, de la participación fomentada por la sociabilidad del ambiente y de la atención hacia la que predispone la significatividad. Dicho estado de alerta se ve a su vez favorecido por la globalidad de capacidades cognitivas y funcionales estimuladas.

UndostresELJUEGOLUDICO